Nitartha abrió mis ojos e impactó mi práctica. Fui por primera vez este verano y espero regresar el próximo también. Los maestros, el currículo y la sabiduría que se compartieron eran todos regalos. ¡También fue maravilloso estar rodeada de personas que hacían un compromiso para aprender y que siempre estaban abiertos a contestar preguntas y discutir los puntos de confusión!